Como limpiar lentes, oculares y espejos en tu telescopio

La limpieza de tu telescopio es un proceso muy importante y delicado, aquí encontrarás los pasos para hacerla de manera segura y sencilla

De la limpieza y el mantenimiento de tu telescopio va a depender la calidad de imagen con la que verás a través de él, pero también es un proceso delicado al tratarse de lentes. Aprende como sacar el máximo partido.

Limpiar los oculares y las lentes de tu telescopio

Lo ideal es que manipules las lentes y los oculares lo menos posible, aquí radica la importancia de un buen cuidado y mantenimiento para evitar que la suciedad entre en nuestro telescopio. 

Aun así, las moléculas de polvo, la grasa de nuestros dedos y otras partículas de suciedad se adhieren con facilidad a las lentes, cuando esto pase limpiarlas con cuidado y siguiendo estos pasos detallados a continuación para evitar cualquier daño a las lentes. 

¿Qué necesitas? No todos los instrumentos que te sugiero a continuación son necesarios, pero si que son recomendables. 

  • Un cepillo de cedras suaves
  • Una pera de aire
  • Un paño suave
  • Bastoncillos (o algodón si la lente es más grande)
  • LensPen (lápiz limpiador de lentes)
  • Solución limpiadora (o también puedes hacerla tu mismo utilizando 50:50 agua destilada y alcohol isopropílico y añadir unas gotas de detergente líquido)

Este es un kit muy popular en Amazon que permanece siempre entre los más vendidas debido a la gran cantidad de elementos que incluye por un precio bastante reducido. El kit incluye todo lo que hemos mencionado anteriormente, además de un cómodo estuche para guardarlo. 

Paso 1

Lo primero es quitar los restos de polvo de la superficie de la lente. La manera más rápida sin duda es la de aspirar el aire. Sí, aspirar, soplar está totalmente prohibido, esto dejaría restos de saliva en la lente. Coge el ocular que quieras limpiar, coloca un dedo sobre el extremo del ocular y aspira. 

Si no quieres utilizar tus pulmones, la mejor opción es utilizar una pera de aire, siempre aplicando el chorro de aire de manera oblicua.

A su vez, podemos utilizar un lapiz limpiador de lentes (Lenspens) estos vienen con dos extremos, en uno traen un cepillo de cedras suaves, mientras que en el otro incorporan una almohadilla de limpieza. Esta última la utilizaremos para limpiar la lente con movimientos radiales. 

Paso 2

Si has hecho todo el procedimiento anterior y tu lente está completamente limpia, para aquí, pero si por el contrario hay restos de huellas dactilares o aceites de pestañas seguiremos con el siguiente paso.

Con la ayuda de un bastoncillo y de una solución limpiadora quitaremos los restos de grasa. No eches el líquido directamente sobre la lente, por el contrario, humedece el paño con la solución limpiadora y cuidadosamente limpia la lente.

Precauciones

  • No tocar la lente ni los espejos de los telescopios, los aceites y ácidos de la piel podrían dañar el recubrimiento con el tiempo. Si lo has tocado por accidente, no te preocupes, procede a limpiarlo por el método descrito arriba. 
  • No aplicar líquido de limpieza directamente sobre la lente, utilizar un pañuelo humedecido con el líquido.
  • No extraigas las lentes frontales de sus celdas. 

Cómo limpiar los espejos de tu telescopio

Un espejo sucio no dificulta la observación en gran medida, por esto solo se recomiendo limpiarlo cuando este ha acumulado una capa importante de polvo o suciedad.

Durante la limpieza, si no se hace correctamente, el espejo puede sufrir arañazos y estos son permanente. Por eso es tan importante el cuidado y mantenimiento correcto de los equipos para tener que limpiar el telescopio muy ocasionalmente. 

Normalmente, los espejos de un refractor newtoniano solo necesitarán del uso de una pera de aire sobre la superficie para quitar las motas de polvo que pueda acumular.

Si por el contrario ha acumulado un capa de suciedad más gruesa (algo que no suele pasar) limpiar entonces el espejo siguiendo los pasos que detallamos a continuación:

¿Qué necesitarás?

  • toalla
  • agua desionizada
  • detergente de lavavajillas líquido
  • Paquete de algodón estéril
  • Fregadero de cocina

Paso 1

Primero debes quitar la celda que contiene el espejo del fondo del tubo, para esto afloja los tornillos que sujetan la celda al final del tubo, una vez la celda está fuera, desatornilla los clips que mantienen al espejo sujeto. Una vez libre, saca el espejo de la celda con cuidado de no tocar la parte brillante.

Una vez el espejo está en una superficie estable, como por ejemplo una mesa, pasamos a quitarle el polvo con una pera de aire. Aquí debemos asegurarnos de que no queda ninguna partícula sólida sobre el telescopio, de lo contrario podríamos rayas la superficie. 

Paso 2

A continuación, ponemos el espejo en el fregadero o en la ducha sobre una toalla doblada para evitar que se deslice. Una vez asegurado el espejo, abre el grifo y colócalo debajo del chorro de agua, es recomendable usar agua tibia. Este procedimiento quitará la mayor parte del polvo y la suciedad. 

Paso 3

Ahora, llena el fregadero con agua tibia y añade unas gotas de detergente líquido de lavavajillas. Deja el espejo remojar por unos 5 minutos. Pasados los 5 minutos, sacamos el espejo y tiramos el agua, ponemos el espejo debajo del chorro de agua para quitar los restos de jabón. Una vez limpio, lo colocamos de manera vertical sobre una toalla (para esto podemos usar un escurreplatos, dejándolo apoyado sobre la pared)

Paso 4

Mientras el espejo escurre, llena otra vez el fregadero con unos dos dedos de agua tibia más o menos. Añade unas gotas de detergente líquido otra vez, y vuelve a introducir el espejo. Ahora, coge un trozo de algodón y, comenzando desde uno de los bordes, desliza muy suavemente dibujando un trazo recto. Tira el algodón, coge otro trozo y dibuja otra linea recta a continuación, repite hasta que hayas cubierto toda la superficie del espejo. No hagas movimiento circulares ni frotes. 

Paso 5

Para finalizar, tira el agua del fregadero, y coloca el espejo debajo de un chorro de agua tibia para eliminar los restos de jabón. 

Terminaremos con un enjuague de agua destilada. Una vez completamente limpio, lo colocamos en el borde del escurreplatos o el fregadero sobre una toalla y lo dejamos secar. 

Para limpiar el espejo secundario, repite este mismo procedimiento.

Precauciones

  • Quítate todos los anillos o joyería que tengas para evitar dañar la superficie del espejo.
  • Un espejo sucio no supone un gran problema, recuerda solo lavarlo cuando haya acumulado una cantidad importante de suciedad o polvo. 
  • Lo mejor es cuidar el telescopio y almacenarlo de manera correcta para evitar que se ensucie en exceso. 
  • Ten en cuenta que al terminar la limpieza deberás volver a colocar el espejo en la misma posición y colimar el telescopio. 

Queremos saber tu opinión

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Antes de irte, échale un vistazo a estos artículos...

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Para continuar, tiene que aceptar su uso. Estoy de acuerdo Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar