las mejores lluvias de estrellas del 2019

Los meteoros pueden aparecer en cualquier parte de nuestro cielo. Encuentra todo lo que necesitas saber para disfrutar de las increíbles lluvias de meteoros de este 2019

¿Qué son las estrellas fugaces y como se forman?

Los meteoros, o como se conocen comúnmente, las estrellas fugaces, tienen su origen en la desintegración de los cometas. Aunque también pueden originarse a partir de un asteoride. Estos restos son del tamaño de un grano de arena. 

Los cometas son cuerpos celestes constituidos por hielo, polvo y roca que orbitan nuestro sistema solar de forma periódica. A medida que van completando su recorrido, dejan tras de sí partículas y trozos de su cuerpo (meteoroide). 

A pesar de esto, no todas las estrellas fugaces que podemos ver en el cielo tienen su origen en un cometa. Existen infinidad de objetos orbitando en nuestro sistema solar de origen no cometario y que aun así continúan penetrando nuestra atmósfera. Este proceso también provoca meteoros esporádicos igualmente observables que los anteriores. 

trtayectoria cometa

Órbita de un cometa alrededor del Sol. Animación de Pixel por wikipedia

El meteoroide entra en la atmósfera a altas velocidades. Generando una gran cantidad de energía cinética. 

Lo que nosotros observamos en el cielo es la emisión de luz causada por la ionización de la atmósfera por fricción. A este fenómeno luminoso es lo que se le conoce como meteoro o estrella fugaz.

Todos los meteoros de una determinada lluvia tienen su origen en un mismo punto, su radiante. Desde este, se van dispersando por todo el cielo en diferentes direcciones. 

De hecho, cada lluvia es nombrada según la constelación donde se encuentra su radiante. Por ejemplo, las perseidas tienen su radiante en la constelación de Perseo. 

radiante lluvia de meteoros

Radiante de una lluvia de estrellas marcado con un círculo. foto vía wikipedia

Cómo y dónde ver las lluvias estrellas

La aparición de estrellas fugaces es un proceso muy frecuente, pero no siempre se dan las condiciones ideales para su observación. 

Para observar este fenómeno es imprescindible desplazarse lejos de la contaminación lumínica de las ciudades. A parte de esto, no necesitarás nada más.

Como consejo general te recomiendo que busques un lugar cómodo y túmbate. Una vez allí espera un tiempo para aclimatar tus ojos a la oscuridad. No te olvides de llevar mantas, bebida y algo de picar. Y …¡paciencia!

A parte de esto, una guía o mapa estelar también te será útil para ubicarte por el cielo e identificar las constelaciones. 

La Luna llena también puede dificultar su observación, de hecho, este año muchas de las lluvias de estrellas más importantes se verán opacadas por este fenómeno. 

A continuación, encontrarás toda la información para saber dónde, cómo y cuándo observar las mejores lluvias de estrellas de este 2019. 

Principales lluvias de estrellas del 2019 y cómo verlas

Nombre Punto álgido Constelación Luna Origen
Líridas
22-23 de abril
Lira
Menguante
Cometa Thatcher
Eta-Acuáridas
4-6 de mayo
Acuario
Nueva
Cometa Halley
Delta acuáridas
30 de julio
Acuario
Nueva
Cometa Machholz
Perseidas
12-13 de agosto
Perseo
Creciente
Cometa Swift-Tuttle
Dracónidas
8-9 de octubre
Dragón
Creciente
Cometa Giacobini-Zinner
Oriónidas
22 de octubre
Orion
Cuarto menguante
Cometa Halley
Leónidas
18 de noviembre
Leo
Menguante
Cometa Tempel-Tuttle
Alfa Monocerótidas
22 de noviembre
Unicorinio (monoceros)
Menguante
Content
Gemínidas
14 de diciembre
Géminis
Llena
Asteroide Faetón
Úrsidas
22-23 de diciembre
Osa menor
Nueva
Cometa 8p/tuttle

Las Líridas (22-23 de abril)

Las líridas son observables la segunda quincena de abril. Este año alcanzan su máxima actividad en la noche del 22 al 23. Tiene su origen en los restos del cometa Thatcher, dejando estelas brillantes y persistentes durante la noche.

De actividad moderada, esta lluvia se caracteriza por sus “arrebatos” repentinos. A veces llegando a los 100 meteoros por hora, aunque lo normal es de unos 20.

Este año sin embargo su visualización no será ideal. La Luna en su fase menguante gibosa complicará la visión

Las Eta-Acuáridas (4-6 de mayo)

En la constelación de acuario encontramos el origen de esta lluvia. Rápidos y brillantes, sus meteoros provienen de los restos del cometa Halley, en cuyo viaje al rededor del Sol va dejando restos. 

Esta lluvia está presente desde finales de abril hasta casi finales de mayo, pero encontraremos su mayor actividad los días 4, 5 y 6 de mayo. Esta nos ofrecerá unos 70 meteoros por hora. 

Además, este año su observación será sencilla, ya que nos encontramos con la ausencia total de la Luna en estas noches. 

Las Delta Acuáraidas (30 de julio)

Desde mediados de julio hasta mediados de agosto podremos contemplar las Delta acuáridas. Estas alcanzarán su máxima actividad la madrugada del 30 de julio. Además, la ausencia de la Luna nos preparará una noche perfecta para su observación. 

Al igual que la anterior, parece provenir de la constelación de acuario, más concretamente de la estrella Delta (de ahí su nombre).

Se solapan con las famosas Perseidas, y ambas encuentran la madrugada como el mejor momento para su observación. 

Las Perseidas (12-13 de agosto)

Sin duda, la lluvia de estrellas más famosas es la de las Perseidas. Este fenómeno que ocurre de manera periódica todos los años en agosto es conocido también como “las lágrimas de San Lorenzo” en los países católicos. Ya que su máximo solía coincidir cuando se celebraban las festividades de éste. 

Son producidas como consecuencia de los restos que el cometa Swift-Tuttle ha ido dejando a su paso. Son visibles desde finales de julio hasta casi finales de agosto. 

Como su propio nombre indica, su radiante descansa en la constelación de Perseo.

Este año alcanzará su máxíma actividad la noche del 12 al 13 de agosto, aunque la Luna no estará en la fase más ideal para su total observación. Sin embargo, estas lluvias son intensas y luminosas, por lo cual las podremos ver sin mayor problema.  

Las Dracónidas (8-9 de octubre)

Los primeros días de octubre podremos ver este fenómeno. Aunque con baja actividad, estas lluvias suelen presentar tormentas con gran actividad meteórica. No es lo más habitual, pero ocasionalmente nos pueden sorprender. 

Este año se espera su máximo en la noche del 8 al 9 de octubre. La Luna en estos días se encuentran en su fase creciente gibosa, la cual nos podrá dificultar la visión. 

Las Oriónidas (22 de octubre)

También en octubre, estas lluvias provienen de la constelación de Orion. Son visibles durante todo el mes, sin embargo alcanzarán su máximo el día 22.

Al igual que las Eta-acuáridas, tienen su origen en los restos del cometa Halley. Las reconocerás enseguida, ya que presentan un color entre verde y amarillo dejando un reguero de luz tras de sí. 

Para poder observar este espectáculo, solo tendrás que observar hacia la constelación de orion en esta noche y disfrutar. 

Las Leónidas (18 de noviembre)

Esta lluvia de estrellas destaca por la gran velocidad a la que entran en nuestra atmósfera. Serán visibles durante todo el mes de noviembre, aunque su máxima actividad será en la madrugada del 18.

Tienen su origen en los restos que el cometa Tempel-tuttle ha dejado en su trayectoria.

Durante el paso del cometa por el perihelio (punto más cercano de un objeto orbitando al rededor del Sol a este) estas lluvias experimentan una gran tormenta, llegando casi a los 1000 por hora. Este fenómeno ocurre cada 33 años. Sin embargo la última fue en 2001, tendremos que esperar unos años más para ver este fenómeno. 

Las Alfa Monocerótidas (22 de noviembre)

Se caracteriza por unos meteoros rápidos y débiles, lo que provoca unos destellos muy fugaces. Al ser relativamente nuevas se sabe poco de esta tormenta.

Tienen una actividad baja, de unos 10 meteoros por hora. Pero presentan un patrón poco regular, experimentando momentos de alta actividad de manera ocasional. 

Según algunos estudios este año podría presentar una alta actividad la madrugada del 22 de noviembre

Las Gemínidas (14 de diciembre)

Procedente de la constelación de Géminis, esta lluvia tiene su origen en un asteróide y no en un cometa como el resto. En concreto es el Faetón. 

Junto con las perseidas, es otra de las grandes protagonistas del año. Tienen actividad alta con hasta 50 meteoros por hora. Por todo esto suele ser de las mejores lluvias del año para observar. 

Por desgracia este año la Luna llena presente en su día pico nos dificultará muchísimo la visión. 

Las Úrsidas (22-23 de diciembre)

Llegan justo después de las Gemínidas, siendo visibles desde el 17 hasta el 26. Aunque su máxima actividad la tendremos la noche del 22 al 23. 

No destacan por ser las más intensas ni las más espectaculares, pero son las últimas del año y coinciden con la llegada del invierno. Tienen su origen en el paso del cometa 8P/Tuttle. Con su radiante descansando en la constelación de la Osa Menor. 

La Luna en este caso no nos supondrá ningún problema para su observación. 

Queremos saber tu opinión

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Antes de irte, échale un vistazo a estos artículos...

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Para continuar, tiene que aceptar su uso. Estoy de acuerdo Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar